• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

Bolaño, "más poeta que prosista", afirma un investigador chileno

Roberto Bolaño, más poeta que prosista, arriesga el investigador chileno Nibaldo Acero, al publicar un ensayo sobre su compatriota. Más allá de una delimitación muy dificultosa, el estudioso resume su opinión afirmando que "la genealogía de la prosa" de Bolaño "está en su poesía, en los poemas nacidos en la Ciudad de México".

 

   Matadero Editorial, de México, publica "La ruta de los niños rojos. La poética de Roberto Bolaño".

   "¿Prosista o poeta?", le preguntó el diario mexicano Crónica. Y respondió: "Yo digo poeta. Si digo poeta estoy diciendo que Bolaño es un poeta mexicano. México entró en él con una fuerza que no murió nunca. En '2666', un libro que escribió hasta finales del 2002, México ahí está, a través de éste se encuentra Latinoamérica. Lo que hace entre muchas otras cosas Bolaño con México es crear con este país un signo a través del cual uno puede leer a todo nuestro continente, porque México lo tiene todo: desierto, sierra, ciudades gigantes, una gente que puede reír o llorar".

   Nibaldo Acero relató al periódico que este proyecto comenzó cuando en 2005 ganó una beca del Consejo de la Cultura de Chile para escribir sobre el autor de "Los detectives salvajes".

   Así comenzó a interesarse en su poesía, "la vi como un abismo, primero, en el sentido de desconocimiento; y, luego, de espacio", para desarrollar sus ideas.

   Roberto Bolaño nació en Chile, en 1953, y murió en Barcelona, en 2003. Autor de más de veinte libros, la novela "Los detectives salvajes" aparece inevitablemente fusionada a su nombre, por la circulación que tuvo y tiene y porque con ella ganó los premios Herralde, en 1998, y el Rómulo Gallegos, en 1999.

   Acero lamentó que haya cierta ignorancia respecto de la poesía de Bolaño. "No es que sea urgente o necesario conocer la poesía de Bolaño para conocer su prosa, pero estoy seguro que conocer su poesía es ciertamente iluminador”.

   En cuanto al infrarrealismo, la corriente que el escritor chileno fundó a autores mexicanos en 1975, en Ciudad de México, el investigador la define como perteneciente a los poetas que "prefirieron la estética de la calle a cualquier tipo de gesto diplomático que los llevara por una movilidad social y en donde podrían vivir gracias a su escritura".

   En el diálogo con Crónica, Acero sostuvo que "ciertamente después de Bolaño hubo otra narrativa". Así, coincidió con el peruano Alfredo Bryce Echenique, quien "habla de este autor como un meteorito que cayó en la literatura hispanoamericana".

   "Creo que con Roberto Bolaño empezó una nueva literatura y ahí, sin duda, la poesía tiene mucho que decir, porque todo el origen, gran parte de la genealogía de la prosa está en su poesía, está en sus poemas nacidos en la Ciudad de México. Sus poemas siguen vivos en su narrativa”, insistió.

   Mencionó el poema "Los niños rojos", en el que "todo el paisaje es finalmente la Ciudad de Morelos, todos esos pueblos pequeños que están alrededor. También aparecen los niños, sobrevivientes al desierto, a la pobreza, a la miseria, al mismo ser humano”.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:

http://www.cronica.com.mx/notas/2017/1058590.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.