• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

Libro sobre correspondencia entre Alfonso Reyes y Henríquez Ureña

El aporte prolífico de Alfonso Reyes a la literatura mexicana y al campo de las ideas será abordado en un libro que aparecerá en 2018, basado en su correspondencia con el dominicano Pedro Henríquez Ureña, quien pasó períodos en México y vivió la última etapa de su vida en la Argentina.

 

   “Alfonso Reyes-Pedro Henríquez Ureña, correspondencia 1914-1946”, recopilación del poeta, narrador, ensayista y traductor mexicano Adolfo Castañón, será publicado por el Fondo de Cultura Económica y el Colegio de México.

   La importancia de este trabajo estriba en que Reyes “era una especie de milagro que le sucedió a la literatura mexicana”, dice el autor.

   Cita al respecto a Jorge Luis Borges, cuando definía a Reyes como “una especie de sindicato de escritores, pues era filólogo, poeta, traductor, narrador, dramaturgo, ensayista, arqueólogo, hombre de mundo, hombre de pensamiento. Todo eso está en él. Además tiene una especie de felicidad para decir las cosas de manera pronta, inmediata, no en balde Reyes es el gran fecundador de la literatura mexicana”.

   Alfonso Reyes nació en Monterrey, en 1889, y murió en Ciudad de México, en 1959. Entre sus múltiples actividades figuró la diplomacia. Fue embajador en Argentina, donde entabló relaciones con Borges, Adolfo Bioy  Casares y Victoria Ocampo, entre otros.

   Se lo puede mencionar también como activista político ligado a la gestión cultural: en 1939 presidió la Casa de España en México, fundada por refugiados de la Guerra Civil Española, a quienes ayudó. La poeta chilena Gabriela Mistral lo propuso para el Premio Nobel de Literatura.

   Pedro Henríquez Ureña nació en Santo Domingo, en 1884, y murió en Buenos Aires, en 1946. Fue filólogo, escritor y crítico, y después de una vida intensa en viajes por numerosos países, se radicó en Argentina, en 1924. Tomó contacto con escritores y pensadores, entre ellos Borges, y ejerció la docencia.

   Sobre el libro que aparecerá en 2018 por FCE, Adolfo Castañón declaró a La Jornada de Aguascalientes que tuvo que realizar una suerte de reconstrucción de la correspondencia, porque “ya se había reeditado en República Dominicana y entonces hubo que ir a buscar manuscritos; con Alma Delia Hernández e Isaura Contreras, rehicimos eso, corrigiendo documentos, revisando que estuvieran bien las transcripciones”.

   El escritor anunció que está en proceso de impresión “Alfonso Reyes en una nuez”, que es “el índice consolidado de nombres propios, títulos de obra, personas; para que cualquiera pueda ubicar las referencias a Platón, a Flaubert o a Stendhal en las obras completas de Reyes, sin manejar todos los tomos de su obra, y lo va a publicar El Colegio Nacional”.

   La entrevista del diario fue dedicada en profundidad a recorrer cómo Castañón se acercó al universo de la literatura, desde la niñez. 

   Sobre ese itinerario menciona con énfasis especial el momento en que conoció a Octavio Paz, en 1974, cuando él contaba 22 años. “Él me entrevistó para admitirme como miembro de la redacción de la revista ‘Plural’, como corrector, fue una conversación muy memorable para mí, me llama la atención retrospectivamente cómo Paz estaba tan atento hasta el mínimo detalle de lo que era su entorno de trabajo, él no iba a dejar que entrara a la revista un corrector anónimo, él quería entrevistar hasta el último peón de su hacienda”.

   Fue un momento de “fortuna”, prosigue, porque “corregí la revista, empecé a colaborar, a traducir, a hacer reseñas y un poco más tarde también empecé a trabajar en el Fondo de Cultura Económica y todo eso me fue llevando a hacer de mis días un calendario que tiene que ver con el ejercicio de la letra, de la traducción y de responder a la pregunta qué hay dentro de un libro, qué hay detrás de un libro”.

   La entrevista completa está disponible en este enlace:

http://www.lja.mx/2018/01/adolfo-castanon-publicara-en-2018-libro-alfonso-reyes-pedro-henriquez-urena-correspondencia-1914-1946/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.