• @martamj32
    Eres el primer lugar donde me buscaría
  • @annablue22
    El espejo intacto y nosotros rotos
  • @Hora_Teta
    Algo no va bien y yo voy dentro
  • @sirena_sinmar
    Vivir para regalar flores a los vivos
  • @mikhailenko
    La madrugada es un género literario
  • @ferxdexleon
    Solo con música se le concede a la palabra su breve deseo de muerte
  • @MarilarAlei
    Mi silencio también quiere estar contigo
  • @aquinomires
    Avisadme cuando abrir los ojos merezca la pena
  • @morganfredman
    Llueve como narrando algo. Lluvia ciega.
  • @aliferod
    Con las ganas de irte no te quedes
  • @lilith19751
    No sé decir lo que beso
  • @Tu_Funamiento
    El tiempo no espera a sus acompañantes

La batalla principal de Sor Juana fue por "alcanzar el conocimiento" y poder expresarlo en una obra

La novelista, ensayista y filósofa Virginia Moratiel se declara sorprendida porque en México, país con índices elevados de violencia de género, está circulando un billete con la imagen de sor Juana Inés de la Cruz, “la primera feminista americana”. El hecho le sirve para recordar a la poeta y afirmar que su batalla más importante fue por “alcanzar el conocimiento” y poder expresarlo en una obra.

 

    La paradoja que encuentra en este billete se debe a que México es un país donde el machismo “es tolerado e incluso celebrado”, dice la pensadora que desempeña varias funciones académicas en universidades mexicanas. Y más todavía tomando en cuenta, afirma, que junto a la imagen está impresa “la estrofa inicial de su redondilla titulada Sátira filosófica: ‘Hombres necios que acusáis/ a la mujer sin razón,/ sin ver que sois la ocasión/ de lo mismo que culpáis’”.

   Virginia Moratiel es el nombre que para sus novelas adoptó Virginia López Domínguez, nacida en 1954 en Buenos Aires, licenciada en Letras y Filosofía.

   Entre múltiples actividades, tradujo al español a filósofos alemanes del siglo XVIII y principios del XIX, además de ensayos sobre sus obras. En 2008 publicó su primera novela, con la que obtuvo el Premio Cáceres al año siguiente.

   Al tratar el tema de la puesta en circulación del billete con la imagen de Sor Juana en un artículo para la publicación Latinoamérica Exuberante, Moratiel afirma que “la gran poetisa barroca es el temprano ejemplo de una mujer embarcada, desde dentro de la institución, en una lucha titánica contra las jerarquías eclesiásticas por la defensa de su derecho al saber y el reconocimiento de capacidades reservadas al varón, como el pensamiento”.

   En el poema en cuestión, escribe, “sor Juana sigue la tradición cervantina del Quijote, donde se pone en boca de la pastora Marcela el primer y más conmovedor alegato feminista en lengua castellana. Con una retórica apabullante, la bella joven, responsabilizada del suicidio del aldeano Crisóstomo a causa de sus desdenes, proclama que ha nacido libre y que tiene derecho a amar por elección y no por exigencias de otros. En la misma línea, sor Juana señala la contradicción del doble mensaje patriarcal que, por una parte, solicita con insistencia el favor de la mujer y, por otra, castiga duramente a la que lo otorga”.

   Ella, continúa, denuncia la responsabilidad masculina en el comercio carnal. “Para ello utiliza el mismo criterio de la legislación sueca actual y de muchas feministas de hoy en día, que pretenden alcanzar una regulación justa de la prostitución mediante la penalización del consumidor, un usuario que –para colmo del absurdo– habrá de pagar con uno de estos billetes, si se encuentra en México”.

   En torno de este argumento, la filósofa cita otros versos de Sor Juana Inés de la Cruz: “¿O cuál es más de culpar,/ aunque cualquiera mal haga:/ la que peca por la paga/ o el que paga por pecar?”

   Es entonces cuando la autora afirma en Latinoamérica Exuberante que no obstante la trascendencia en el tiempo que tuvo esta toma de posición de la religiosa, “la verdadera batalla no estaba en el frente erótico sino en el intelectual, en alcanzar el conocimiento y conseguir su plasmación en una obra. Ella era, sin más, una filósofa y una artista, capaz de manejar con fluidez asombrosa la argumentación silogística y los recursos barrocos del hipérbaton y el retruécano, autora de poemas, villancicos, tratados de música, reflexiones morales y piezas de teatro, desde comedias hasta autos sacramentales”.

   Así, prosigue, “eso fue lo que realmente le granjeó la antipatía de la iglesia, patriarcal desde sus orígenes y siempre temerosa de que la creación y el pensamiento libres pudieran corroer sus férreos dogmas. Mucho más tratándose de una mujer”.

   La nota, que profundiza en este enfoque y en el contexto que hizo padecer a Sor Juana por su condición de mujer inteligente y bella, está disponible en este enlace:

http://latinoamericaexuberante.org/13534-2/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.