• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

Joan Margarit busca que la poesía "no envejezca conmigo"

El poeta catalán Joan Margarit, quien afirma que intenta que su poesía no envejezca junto con él -nació en 1938-, opina que no necesariamente una voz “nueva” en poesía representa una buena noticia. “Estoy harto de ver cosas nuevas que no valen nada”, porque “que sea nueva no es garantía”. El poeta reniega de los encasillamientos en corrientes o movimientos literarios.

 

   Explicó que en su libro más reciente, “Un asombroso invierno”, habla directamente de la “senectud”, porque “hay que huir de los eufemismos”.

   También se pronunció rotundamente contra las llamadas “redes sociales”, cuyo uso evita. “Me pueden odiar lo que quieran. Las redes sociales han traído una muestra de lo más infame que somos. La de estupideces que uno llega a decir cuando puede hablar sin correr riesgos”, enfatizó.

   Joan Margarit viene presentando “Un asombroso invierno” junto con el poeta granadino Luis García Montero, en una serie de recitales compartidos por varias ciudades.

   Envejecer, dijo ante una pregunta de Granada Hoy, “tiene dos sentidos: uno el literal, que es hacerse viejo con los años, y el otro es pudrirse”. Lo que él procura, explicó, “es que mi poesía no envejezca conmigo. Mi poesía se rejuvenece en cierto sentido”.

   La poesía, postuló de inmediato este autor que ganó el Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda, otorgado por el Estado chileno, y el Premio Nacional de Poesía en España, “es un tema intelectual. Los sentimientos forman parte de la inteligencia. Hay sentimientos idiotas y sentimientos inteligentes. La inteligencia está en todas partes. Es lo único que nos diferencia del simio”.

   Entonces la poesía no es, al menos en ocasiones, una pasión descontrolada, acotó el entrevistador, a lo que replicó: “Pasional no quiere decir que no sea inteligente. Hay pasiones idiotas y bestiales, y pasiones muy inteligentes. Todos los atributos humanos tienen una versión más inteligente y más tonta. Desde la pasión a la investigación científica de los átomos. Este clasificar las cosas en buenas y malas. Es que no hay nada en el ser humano que no pueda tener una cara buena y una mala”.

   En ese momento rechazó que pueda ser etiquetado en una corriente o generación de poetas: “Hay una cantidad de pretensión y aburrimiento en la humanidad, que es la que crea todas las clasificaciones, todas las historias éstas de eruditos, especialistas. Esto es muy aburrido. Yo no estoy pendiente de lo que se dice y escriben de mí”.

   Granada Hoy le recordó que años atrás afirmó que “solo hay poesía buena o mala”, y le preguntó por las “consecuencias” de la segunda. “Ensucia el mundo. Tú tiras un papel en el suelo y no es grave, pero tampoco ayudas. Si te cagas en una esquina delante de un portal gravísimo no es, pero ya es un poco más grave”.

   Respecto de su rechazo por las “redes sociales”, el diario le hizo notar que muchos pronunciamientos en ese entorno tienen consecuencias importantes, como constituirse en un tema de debate político. Frente a ello, comentó: “Vives en un país que desde Isabel la Católica sólo ha tenido un momento de oler ligeramente lo que podía ser la libertad. Hablo de los años de la segunda República. Se suceden una serie de gobiernos, desde favoritos del rey, gobiernos dictatoriales. Se ha sucedido una gama monstruosa de Españas”.

   En el período actual se registra “una nueva versión curiosa, que es un país donde empiezan a mandar los jueces. Y los jueces pueden ser mucho más peligrosos que los dictadores, soberanos o cualquiera de estos especímenes. Detrás de los jueces está la clase que los soporta, que es la clase dictatorial española, la derecha terrible, y detrás de todo esto, si te subes al piso más alto y miras, no ves ni rastro de la izquierda, de aquello que llamaban izquierda. La Unión Soviética firmó la sentencia de muerte de toda la izquierda durante siglos”.

   El reportaje completo está disponible en este enlace:

http://www.granadahoy.com/ocio/veces-maestros-influyen-salen-libros_0_1207979268.html

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.