• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

La poeta cubana Lilliam Moro "camina sobre la cuerda finísima del caos", afirma Alves de Faria

El poeta es un equilibrista que “camina sobre la cuerda finísima del caos, de lo que está roto, de lo que dejó de existir y vive una memoria casi apagada”. Esa es la concepción que surge de la obra “Contracorriente”, de la cubana Lilliam Moro, según la lectura e interpretación realizada por el brasileño Álvaro Alves de Faria.

 

   Esta poeta “está siempre ante sí misma y deja que las palabras nazcan, aún delante del horror de un tiempo sin salida. El horror continúa. Corresponde al hombre hacer su propia historia”, agrega

   Las apreciaciones del poeta Álvaro Alves de Faria sobre la obra de Lilliam Moro fueron publicadas en Salamanca Al Día RTV, con traducción del poeta y editor peruano-español Alfredo Pérez Alencart.

  Nacido en Sao Paulo en 1942, Alves de Faria es también novelista, ensayista y dramaturgo. Por su obra poética recibió premios en su país y en el exterior.

   Siempre en función de la lectura de “Contracorriente”, libro con lo que la autora cubana ganó el Premio Pilar Fernández Labrador, que se otorga en Salamanca, el autor brasileño dice sobre Moro que ante “incertidumbres, fraudes, desencuentros y desencantamientos, “prefiere perfeccionar su silencio en la palabra que no se dice, la mímica del alma, para decir lo que siente. La poeta afirma, con angustia, a los que todavía sienten, que no valió la pena”.

   Así, los poemas de este libro “atraviesan el caos de este tiempo con los pasos decididos para encontrar las salidas y lo que queda de todo, de un mundo sin cordialidades, árido para los sobrevivientes. Entonces es necesario ser un equilibrista en una cuerda que está por romperse, deshaciendo la vida de los que todavía sienten y quieren vivir. En verdad, es necesario ser un equilibrista que camina sobre la delgada cuerda del caos en un circo de espectadores ciegos”.

   “Un circo -prosigue el poeta brasileño- que puede representar esa inmensa soledad que alcanza al hombre en su lucha por la vida, herido como está, pero es necesario continuar, ser ese equilibrista que atraviesa el tiempo de sí mismo con las manos que sangran. La poeta observa que tiene el vicio de conversar con ella misma, en un lenguaje de figuras retóricas. No importa el momento, porque habla con naturalidad de la voz y de todas las cosas que la cercan. No es necesario decir, porque esta poesía va más allá de la propia palabra, porque revela el espíritu y los secretos guardados como cosidos en la piel”.

   Tras otras consideraciones, define a “Contracorriente” como “un testimonio de su tiempo” y “una poesía de afectos y de amarguras. La palabra del alma exiliada que intenta vivir y que todavía queda de la poesía lejos de la patria envuelta en los lamentos. Vale esa búsqueda de siempre, para que la vida pueda vivir. La vida siempre habrá de vivir”.

   La nota completa está disponible en este enlace:

http://salamancartvaldia.es/not/169016/extrana-poesia-lilliam-moro/

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.