• @monarcamanni
    Cada quien/ le escribe/ a la sed/ que le sostiene
  • @_Annai_
    Precipitado/ los lugares expandes/ beso callado./ Todo el cielo nos llama/ con su alma de montaña.
  • @Anadimeana
    Mira cómo viene la tarde: descalza de voz, vestida en agua y viento
  • @magiamorena
    Un adiós sin maquillaje
  • @carinaldad
    El silencio respira tu perfume
  • @franc_murcia
    La literatura es una infusión de sueños
  • @Indephinida
    Mi niña interior juega con los sueños que yo misma he roto
  • @DeseosCulpables
    Es agotador escribir de amor, y no hacerlo
  • @amanecerdemar
    Hay silencios que sustentan la vida de todas las palabras...
  • @SimoneBella7
    Soy un cuerpo de mil caminos para su tinta desnuda
  • @Luzsoldepapel1
    Día cenizo/ entre la llovizna/ el pájaro afina
  • @danielatome
    La vida y sus dientes de sable y mis ojos, que no terminan de resignarse

El peruano José A. Mazzotti ganó el premio José Lezama Lima

“El zorro y la luna, poemas reunidos (1981-2016)” es la obra con la que el peruano José Antonio Mazzotti ganó el premio José Lezama Lima, que otorga la Casa de las Américas de Cuba. El jurado sostuvo que estos poemas conforman un “relevante conjunto de una trayectoria poética singular en el ámbito hispanoamericano”.

 

   El reconocimiento al autor peruano forma parte de los premios literarios 2018, que involucran varios rubros.

   José Antonio Mazzotti nació en Lima, en 1961. Estudió letras en la Universidad Nacional de San Marcos y, según la organización, forma parte de la generación de poetas de los 80, que tiene como figura más conocida a Eduardo Chirinos.

   Publicó “Poemas no recogidos en libro”, en 1981; “Fierro curvo (órbita poética)”, en 1985; “Castillo de popa”, en 1988; “El libro de las auroras boreales”, en 1994; “Señora de la noche”, en 1998; y “Apu Kalypso / palabras de la bruma”, en 2015. Es también ensayista.

   En tanto, Rafael de Águila, de Cuba, ganó en el rubro cuento con “Todas las patas en el aire”, que según el jurado es “un libro del deseo y el desasosiego, cuyos personajes se sitúan entre el desconcierto y la lucidez, entre la desesperación y momentos de una alegría tan precaria como intensa, cuyos relatos presentan capas de miradas y voces en contrapunto que interpelan la realidad desde diversas perspectivas y reflejan la incertidumbre propia de nuestro tiempo”.

   Se otorgaron dos menciones, que recayeron en autores argentinos. Jimena Néspolo, por “Las cuatro patas del amor”; y Héctor Prahim, por “El pabellón de los animales domésticos”.

   En teatro también un argentino fue el ganador, Fernando José Crespi, con “Paraje Luna”, “un texto original y bien escrito, que transita dentro de una estructura dramática eficaz”.

   En el rubro ensayo de tema artístico-literario fue premiada Ana Forcinito, de Argentina, por “Óyeme con los ojos: Cine, mujeres, visiones y voces”. La venezolana Carolina Peña Núñez obtuvo una mención por “Los incas alzados, de Vicabamba en la primera historia (1590) de Martín Murúa”.

   Anthony Kellman, de Barbados, ganó en el rubro literatura caribeña en inglés o creol, con la novela “Tracing JaJa”, en tanto Carlos Cortez Minchillo lo hizo en literatura brasileña con “Erico Veríssimo, escritor do mundo”.

   El premio de estudios sobre la mujer fue adjudicado a la cubana Yanetsy Pino Reina, por su obra “Hilando y deshilando la resistencia (pactos no catastróficos entre identidad femenina y poesía)”.

   El uruguayo Milton Fornaro ganó el premio de narrativa José María Arguedas con “La madriguera”, mientras el argentino Saúl Sosnowski obtuvo el de ensayo Ezequiel Martínez Estrada, por “Cartografía de las letras hispanoamericanas: tejidos de la memoria”.

 

   "El nervio poético", del venezolano Hernández

   La XVII edición del Premio Transgenérico de novela en Venezuela fue ganada por el poeta y narrador Alberto Hernández con su obra "El nervio poético".

   La Fundación para la Cultura Urbana, organizadora del certamen que pide a los participantes combinar géneros literarios, informó que el libro del autor nacido en Guárico, en 1952, fue elegido entre 230 recibidos.

   El jurado consideró que esta obra "es un homenaje, tal vez el mejor de los últimos tiempos, a la vida y obra de los poetas venezolanos. Mediante el empleo de los recursos de la narrativa, de la crónica y del ensayo, el autor crea un universo discursivo en el que muchos de nuestros grandes poetas de las últimas décadas se convierten en personajes".

   Ellos dialogan entre sí en calles, bares y cafés "e incluso hablan con sus heterónimos y fantasmas. En este manuscrito se incorporan citas de poemas o fragmentos de poemas de manera orgánica, inteligente y acertada, en relación con la materia contada y con el poeta/personaje que se convierte en el foco de atención".

   La entrega del premio, que prevé una remuneración y la publicación de la obra, fue anunciada por la Fundación para febrero.

La poesía alcanza para todos - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.